Nina Pasta Bar

Localización

Calle Santa Ana, 21 - Madrid

Metro La Latina

Horario: L cerrado M-V de 10:30 - 24:00 S de 11:00-24h D de 11:00-16:00

Contacto: 911 37 46 60

A simple vista parece un restaurante más de La Latina: un bar de toda la vida que, tras una pequeña remodelación, adquiere un look más actual y acogedor para ganarse la atención del público que habitualmente se mueve por sus calles. Pero cuando entramos, cambia radicalmente nuestra impresión: estamos en un restaurante que escapa a la oferta convencional de la zona y, lejos de todo tipo de postureo, se esfuerza por hacer sentir al cliente como en casa.

 

La responsable de ello es Adriana Restano, una parmesana enamorada de Madrid que decidió abrir este espacio para dar rienda a su pasión por la gastronomía, tanto la italiana como la española. Cocina italo-castiza lo llama; o lo que es lo mismo: recetas de la cocina tradicional italiana con un toque madrileño. Basta probar sus Parpadelle con ragú capote, una pasta con salsa boloñesa al estilo tradicional a la que añade rabo de toro para constatar la excepcionalidad de su propuesta; o los gnocchi bravos, su particular versión de las patatas bravas ahora elaboradas con gnocchis fritos. Su carta se completa con diferentes opciones de antipasti y de pasta -entre las que destaca el plato estrella de la casa: la carbonara- y un tiramisú casero de los que lideran tops. Su abuela Nina, que fue quien le inculcó su pasión por la cocina y a la que también homenajea en este restaurante, estaría muy orgullosa de ella.

Localización

Calle Santa Ana, 21 - Madrid

Metro La Latina

Horario

L cerrado M-V de 10:30 - 24:00 S de 11:00-24h D de 11:00-16:00

Contacto

911 37 46 60

A simple vista parece un restaurante más de La Latina: un bar de toda la vida que, tras una pequeña remodelación, adquiere un look más actual y acogedor para ganarse la atención del público que habitualmente se mueve por sus calles. Pero cuando entramos, cambia radicalmente nuestra impresión: estamos en un restaurante que escapa a la oferta convencional de la zona y, lejos de todo tipo de postureo, se esfuerza por hacer sentir al cliente como en casa.

 

La responsable de ello es Adriana Restano, una parmesana enamorada de Madrid que decidió abrir este espacio para dar rienda a su pasión por la gastronomía, tanto la italiana como la española. Cocina italo-castiza lo llama; o lo que es lo mismo: recetas de la cocina tradicional italiana con un toque madrileño. Basta probar sus Parpadelle con ragú capote, una pasta con salsa boloñesa al estilo tradicional a la que añade rabo de toro para constatar la excepcionalidad de su propuesta; o los gnocchi bravos, su particular versión de las patatas bravas ahora elaboradas con gnocchis fritos. Su carta se completa con diferentes opciones de antipasti y de pasta -entre las que destaca el plato estrella de la casa: la carbonara- y un tiramisú casero de los que lideran tops. Su abuela Nina, que fue quien le inculcó su pasión por la cocina y a la que también homenajea en este restaurante, estaría muy orgullosa de ella.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º