Casa Maravillas

Localización

Calle de Jorge Juan, 54 - Madrid

Metro Príncipe de Vergara

Horario: L-J, 8 a 24h. V, S y visp Fest, hasta 01h

Contacto: 915 777 477

Una maravilla, y perdonen la redundancia. Así es esta taberna que recrea las tascas y las tabernas castizas de toda la vida en los pequeños y en los grandes detalles. Una declaración de principios -y hacer- que vemos reflejada en su cuidada decoración -baldosas, mobiliario y cartelería vintage- y en la que no falta de nada para sentirnos como  en una taberna antigua.

 

Si queremos tapear algo con una cerveza bien tirada hemos elegido bien, y entre otras sugerencias para disfrutar de su amplia y bonita barra nos decantamos por las croquetas, la ensaladilla de gambas, la oreja a la plancha, los callos isabelinos o el delicioso rabo de toro.

Si preferimos pasar a alguno de sus salones -uno nada más entrar a la izquierda, otro en la planta de abajo y un fantástico apartado- óptimo,  se nos ocurre,  para una buena comida o cena en grupo-. Una vez confortablemente sentados una muy buena elección es decantarnos por su cocido servido en tres vuelcos y  que se elabora todos los días del año, sin importar si es verano o invierno, símbolo de una casa cuyo afán es deleitarnos con recetas clásicas e inolvidables de la cocina castiza.

Localización

Calle de Jorge Juan, 54 - Madrid

Metro Príncipe de Vergara

Horario

L-J, 8 a 24h. V, S y visp Fest, hasta 01h

Contacto

915 777 477

Una maravilla, y perdonen la redundancia. Así es esta taberna que recrea las tascas y las tabernas castizas de toda la vida en los pequeños y en los grandes detalles. Una declaración de principios -y hacer- que vemos reflejada en su cuidada decoración -baldosas, mobiliario y cartelería vintage- y en la que no falta de nada para sentirnos como  en una taberna antigua.

 

Si queremos tapear algo con una cerveza bien tirada hemos elegido bien, y entre otras sugerencias para disfrutar de su amplia y bonita barra nos decantamos por las croquetas, la ensaladilla de gambas, la oreja a la plancha, los callos isabelinos o el delicioso rabo de toro.

Si preferimos pasar a alguno de sus salones -uno nada más entrar a la izquierda, otro en la planta de abajo y un fantástico apartado- óptimo,  se nos ocurre,  para una buena comida o cena en grupo-. Una vez confortablemente sentados una muy buena elección es decantarnos por su cocido servido en tres vuelcos y  que se elabora todos los días del año, sin importar si es verano o invierno, símbolo de una casa cuyo afán es deleitarnos con recetas clásicas e inolvidables de la cocina castiza.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º