Bloggers / Blogs Invitados

Ruta del aperitivo en Chamberí

Chamberí es uno de los distritos más diversos de Madrid. Con su aire burgués y su personalidad castiza lleva tiempo avisándonos de que la tendencia es ‘renovarse o morir’. Sin dejar de lado su faceta más auténtica, ha sabido combinar lo clásico con lo moderno y en sus calles podemos encontrar desde bodegas con solera a los restaurantes más punteros de la capital; pero todo desde la conciencia de barrio y, lo más importante, con una genuina personalidad madrileña. Tomar el aperitivo en sus calles se ha convertido en un juego donde todo es posible y en el que siempre te espera alguna sorpresa. Y estos son los lugares clave.

 

La Mina, genuina taberna actualizada

 

La Mina (General Álvarez de Castro, 8) es una taberna desde 1949, pero renovada en la actualidad con el buen gusto del ladrillo visto y los gráficos retro. Un lugar frecuentado por la gente del barrio que sabe bien que aquí las cañas se tiran como es debido y se acompañan siempre de los mejores aperitivos. Destacan entre ellos sus gambas a la plancha y su buena selección de conservas. Y su tranquila terraza es, sobre todo en los meses de primavera y verano, el lugar perfecto para empezar a abrir boca con un ambiente relajado y familiar.

 

lamina1 634

 

La Contenta, siempre con una sonrisa

 

Su nombre hace gala de su espíritu, y es que en este pequeño local de la castiza plaza de Chamberí uno siempre sale con una sonrisa. La Contenta (Plaza de Chamberí, 3) consigue hacer de la hora del aperitivo un momento para disfrutar con la familia o amigos, dejando cualquier preocupación de lado. No sabemos si es por la buena música que siempre suena, sus riquísimas empanadas argentinas o el sol que invita a recargar pilas en la que ya es nuestra terraza favorita a pie de calle.

 

lacontenta 634

 

El Imperio, culto a las setas

 

Este barrio guarda uno de los mejores secretos de la ciudad: El Imperio (Galileo, 51), un bar de tapas que también cuenta con un pequeño comedor de apenas seis mesas y que es, sin duda, el lugar perfecto para disfrutar de las mejores setas de Madrid. Puede que no exista mejor plan que salir del cercano teatro de La abadía y sentarse en su barra a acompañar las cañas con unos boletus con morcilla, collejas, ortigas, pamplinas… La lista micológica es larga, y vale la pena descubrirla en primera persona.

 

El Doble, uno de los legendarios

 

Que la calle Ponzano está de moda es ya un secreto a voces, pero de lo que nadie duda es que entre toda la oferta hay un rey indiscutible, El Doble (José Abascal, 16). Su mítica fachada de cerámica de Talavera invita a entrar y a tomar eso, un doble, que es lo que los camareros recomiendan -la cerveza coge más cuerpo-. Cañas bien tiradas, paredes recubiertas de fotos de famosos y raciones exquisitas de conservas, patatas, ensaladilla o gambas cocidas, hacen de este lugar una de las barras más legendarias y frecuentadas de la ciudad.

 

eldoble2 634

 

La Chula de Chamberí, la neotaberna del barrio

 

Este pequeño local está pensado para disfrutar de un picoteo en la barra o en una de sus mesas altas. Y es que La Chula de Chamberí (Fernando El Santo, 1) es una taberna renovada o neotaberna porque, aunque el diseño rezuma modernidad, su oferta es clásica en cuanto a la importancia de la materia prima y el respeto al producto.  Conviene estar atentos a su pizarra donde se anuncia la oferta de tapas y raciones del día, siempre sujeta a los caprichos del mercado. Destacamos sus patatas bravas, los calamares a la andaluza, las croquetas de cocido y los embutidos. El punto final más chulo para tu aperitivo por Chamberí.

 

lachula 634

 

Cristina Valbuena – O lo comes o lo dejas

 

 

 

 

 

·

Te recomendamos...