Bloggers / Todos recomiendan...

Dónde comer en Gran Vía

Todos sabemos que la Gran Vía es la arteria principal de la ciudad. Por ella pasan unas 30.000 personas al día y no hay madrileño ni extranjero que no se la haya pateado entera, ya sea de tiendas o simplemente dando un paseo, una y mil veces.

 

Pero lo que no saben muchos es que esta maravillosa calle esconde en sus proximidades algunos secretos gastronómicos que merecen ser destacados. Nosotros hemos fichado varios restaurantes con propuestas más que interesantes que queremos que conozcas, y para eso solo tendrás que desplazarte un poco desde el eje de la Gran Vía hacia uno u otro lado. Aquí van.

 

Mitte, arte y gastronomía

 

Entrando por la calle Hortaleza, se encuentra un restaurante donde el arte (los artistas urbanos Okuda, Rosh333 y Keko Buenavista son los autores de las intervenciones de sus murales) y la gastronomía se fusionan a la perfección. Se llama Mitte (Infantas, 6), un local en el que el chef Gonzalo Calzadilla ofrece una interesante carta, para tomar en la planta de arriba, o tres sorprendentes menús degustación para disfrutar en la planta de abajo. Cocina de autor, sabrosa y atrevida, como la carrillera de buey con salsa de regaliz y caviar de pomelo, las gyozas de cocido madrileño son solo algunas de las locuras creativas de Gonzalo en este sugerente restaurante.

 

 

Clarita, gastrobar en Malasaña

 

Sin perder de vista la Gran Vía, llegamos hasta la Plaza de Santa María Soledad Torres Acosta (conocida por todos como la Plaza de la Luna) y desde ahí nos metemos en otra de las calles más célebres del barrio: Corredera de San Pablo. Ahí se encuentra Clarita (Corredera Baja de San Pablo, 19), un bonito gastrobar con cocina internacional, con una carta con ciertos guiños fusión y pensada para compartir, perfecto para disfrutar de una comida con amigos sin gastarte mucho dinero. Nuestras sugerencias: burratina de búfala, el pulpo a la brasa, o el arroz negro con crujiente de calamares.

 

La Tasquita de Enfrente, producto y más producto

 

Muy cerca de la calle Barco, nos vamos hasta La Tasquita de Enfrente (Ballesta, 6), un restaurante que ha convertido a Juanjo López Bedmar en uno de los mejores chefs del país en lo que al conocimiento y mimo del producto se refiere. No en vano, su proyecto encabeza la categoría de ‘Bistrós, Casas de Comidas y Tabernas’ en la lista de Los 100 mejores de la Gastronomía del 2015. Alta cocina de mercado, productos de temporada y de gran calidad, para elaborar platos tradicionales, sencillos, pero con el toque elegante y personalísimo que imprime Juanjo en cada receta.

 

 

Bolero Meatballs, el sitio de las ‘pelotas’

 

Cruzando Gran Vía a la altura de la Plaza de Callao nos vamos a encontrar con una de las propuestas más singulares, de esas que tanto nos gustan: concepto monotemático, bien trabajado y con éxito. Este es el caso de Bolero Meatballs (Conchas, 4), un templo para las albóndigas. En él, Nina Lashchenova y May Pantoni nos ofrecen cuatro tipos de albóndigas: de la abuela, orientales, parmesano con pollo y vegetarianas; varios tipos de salsas: mexicana, asiática, champiñones; y cuatro formatos para comerlas: desde la tradicional tapa y la ración, al original bocadillo, a elegir entre mediano y grande. Te recomendamos que vayas a por el bocadillo grande, con albóndigas orientales, y lo acompañes con una cerveza. No te dejará indiferente.

 

David Maldonado – Con el morro fino

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·

Te recomendamos...