Bloggers / Todos recomiendan...

La mejor cocina europea de Madrid

¿A quién no le gusta viajar? Los madrileños incluso podemos permitirnos hacerlo sin salir nuestra querida ciudad, solo con el paladar; recorriendo diferentes países del mundo pero sin levantarnos de la mesa. Si también sois viajeros empedernidos como nosotros y ahora mismo os encantaría estar en otro país, os invitamos a recorrer Europa a través de estos siete restaurantes con los que viajamos desde Italia a Alemania, pasando por Francia, Inglaterra, Portugal y, cómo no, España.

 

eat&love. El Economato, Portugal, en lata

 

Seguro que ya sabías que, como dice el dicho, los mayores tesoros suelen ocultarse en frascos pequeños. Lo que quizás no sospechabas es que también pueden hacerlo en un recipiente tan humilde como una lata de las de toda la vida. Si quieres comprobarlo, te recomendamos que te dejes caer por El Economato (Belén, 5 y Alcalde Sainz de Baranda, 12), una taberna de esas con sabor añejo que, además de buenas cervezas, cuenta con una increíble selección de conservas ‘top’ de varios países famosos por aquello de ‘darle a la lata’, como nuestro vecino Portugal (también las encontrarás de Francia y España). Y para muestra, un botón: prueba las de Paté de Sardina Picante o Paté de Caballa Picante (¡mmm!). Ah, y no olvides pedirles que te dejen el envoltorio: son tan bonitos que vas a querer forrar tu casa con ellos. Palabrita.

 

eal-economato-2-634x357

 

Gastronomistas. KnightnSquire, alma de pub y buenas hamburguesas

 

El ‘Nait’ es como realmente todo el mundo llama al Knight’n’Squire (Félix Boix, 9), local de Chamartín que lleva despachando buenas hamburguesas desde que abriera sus puertas en 1974. Ajeno a modas, tiene alma de pub inglés, con robustas barras de madera, carteles de clásicos del cine en sus paredes y verdadera devoción por la cerveza bien tirada. En su carta de snacks propios destacan las burgers, preparadas como una carne sabrosísima. Ofrecen hasta 15 variedades, que van desde clásicas, como la Tonyburger (con bacon, jamón, queso, huevo, lechuga, tomate y cebolla), a divertidas licencias como la Hawaiana con piña, o la Alemana con chucrut. Se pueden customizar al gusto y tienen una estupenda relación calidad-precio.

 

gastronomistas_knight_003

 

Madrid Cool Blog: La rebelde cocina sarda de Aió.

 

Si piensas que ya conoces todo sobre la cocina italiana, es que no has ido a Aió (Corredera Baja de San Pablo, 25), especializados en cocina sarda. Sus dueños Marcello y Andrea han traído los platos con más carácter de su Cerdeña natal a Malasaña, como es el caso de los culurgiones. Es la típica receta que hacen las abuelas para comer los domingos, imposible de reproducir por una máquina. Son una especie de raviolis hechos con sémola de trigo duro, rellenos de patata, queso pecorino, salsa de tomate y menta, el toque inconfundible sardo. Éste y otros platos como la frégula hacen que Aió sea una propuesta fetén para sorprender con platos italianos nada convencionales, maridar con unas cervezas bien fresquitas y quedar como un experto foodie.

 

aio-madrid-cool-blog-aio-general-g-634x357

 

Madrid Diferente. Horcher, genuina gastronomía alemana

 

Si tuvieras menos de cinco segundos para decir el nombre de un plato alemán, seguro que se te viene a la cabeza un ‘bratwurst’ -como llaman los germanos a su genuino perrito caliente o hot dog-. Pero la gastronomía alemana es mucho más compleja, sofisticada y elaborada que un bocadillo de salchicha, por muy delicioso que esté. Si no vas a ir a Alemania en breve y te apetece descubrirla, aquí en Madrid hemos encontrado un buenísimo ejemplo: Horcher (Alfonso XII, 6), un restaurante alemán cien por cien, clásico, elegante y que goza de un innegable prestigio desde que abriera sus puertas allá por 1943. La caza es la gran estrella de la carta -propia de los meses de otoño- y el Lomo de corzo asado al natural uno de los protagonistas, junto con la perdiz. Eso sí, si te animas a reservar mesa, ten en cuenta antes de ir que el sitio es de lo más refinado que puedas encontrar en la ciudad, así que ponte tus mejores galas si quieres estar a la altura.

 

md-horcher-03052016-_mg_8248

 

Madrid Seduce. Casa de Aragón, cocina regional con encanto

 

La gastronomía aragonesa es un delicioso tesoro oculto para muchos. Si le añadimos un entorno único desde una preciosa terraza para saborearla, el banquete resulta total. Eso sucede en el restaurante de la Casa de Aragón (Plaza de la República Argentina, 6): platos sabrosos y caseros como su mítico Pollo al Chilindrón o las Albóndigas de ternera con salsa de trufa negra (D.O. Teruel) nos hacen viajar plácidamente al corazón del terroir aragonés. Las patatas bravas picantitas y con semillas de amapola o la Longaniza de Graus con hummus de alubias, son también ideales para compartir y acompañar con una rica cerveza. Un viaje sin salir de Madrid, y una ocasión perfecta para alargar una cita con vistas a la Plaza de los Delfines.

 

ms-casa-de-aragon-foto-1

 

 

Me gusta mi barrio. Aperitivo gourmet a la francesa para todos los bolsillos

 

Todos asociamos la costumbre de comer ostras a algo exclusivo y muy francés. Pero lo cierto es que es una práctica que data de la Grecia antigua. Fueron los romanos quienes las alzaron a la categoría de manjar pero eran populares en todos los pueblos pesqueros. Cuando empezaron a escasear a mediados del siglo pasado, por la polución de los mares, se quedaron en un alimento para clases altas. Hasta ahora. Porque gracias a oysters bars como Ostradivarius (Calle Goya, 82), este aperitivo tan gourmet se acerca a todos los bolsillos. Tiene una combinación ‘caña+ostras’ que te devuelve a la vida después de una jornada de compras en el Barrio de Salamanca. Ostras gallegas, francesas y más raciones de marisco a precios muy contenidos y con una terraza la mar de agradable.

 

mgmb-ostradivarius-img_8972

 

Secretos de Madrid. Vesuvio, excelentes pizzas junto a la Gran Vía

 

Si hablamos de comida italiana es imposible no dejar volar nuestra mente hacia ese manjar de forma redondeada que responde al nombre de ‘Pizza’. Este plato, cuya receta se remonta al Siglo XVII, se despacha con maestría y sabiduría en Vesuvio (Hortaleza 4). La pizzería tradicional más antigua de Madrid tiene un local pequeño y sin mesas, sólo se puede comer en barra. Y la verdad es que no importa. De su incombustible horno salen sin cesar las que, para muchos, son las mejores pizzas de Madrid. De tamaño individual, totalmente artesanas y preparadas ante tus ojos, están deliciosas y con unos precios muy ajustados. Algunas recomendaciones: las de tomate, mozzarella, bresaola, parmesano, crema de trufa y rúcula o, mi preferida, la de tomate, mozzarella, pepperoni, champiñón, gorgonzola y albahaca. Cualquiera de ellas es la pareja perfecta para una caña bien fresquita, como tanto nos gusta.  Vesuvio, una apuesta segura para disfrutar del sabor más genuino de Italia en pleno Madrid.

 

secretos-madrid-vesuvio-dsc08291

 

·

Te recomendamos...