Grandes mujeres al frente de tres grandes restaurantes

El mundo de la hostelería siempre ha estado ligado a la mujer, aunque tradicionalmente esta se ha mantenido en segundo plano, ocupando puestos de trabajo en cocina o en el servicio. Por eso nos enorgullece decir que las cosas están cambiando y cada vez más mujeres están tomando la iniciativa de emprender negocios en el sector. Son mujeres que lideran proyectos hosteleros y trabajan para plasmar toda su creatividad, profesionalidad y talento en todo lo que hacen, desde la gestión del negocio hasta los pequeños detalles de cada plato.

A continuación os presentamos algunos de nuestros restaurantes favoritos de Madrid y a las mujeres que están al frente de ellos, regentando y dirigiendo con entusiasmo y valentía estos negocios.

Eva Cosials, apuesta por la cocina vegetariana y casera

Reineta es un restaurante vegetariano ubicado en una tranquila calle del Barrio de las Letras (C/ del Infante, 5). Eva Cosials, su fundadora, lleva años en el mundo de la hostelería -ni más ni menos que desde 1999-. Después de trabajar en un restaurante vegetariano en Malasaña, decidió abrir su propio local, con un toque más personal y siguiendo su propia filosofía.

Tras lanzarse a la piscina, Eva abrió este coqueto restaurante donde se unen lo saludable y casero con lo sabroso y la variedad. Entre semana prepara un delicioso menú diario y en carta encontramos platos tan sugerentes como el Paté vegetariano (de tomate seco, de champiñón o de berenjena), la Lasaña de lentejas y espinacas, la Quiche de masa quebrada integral con ingredientes que cambian cada día, su pasta fresca casera o el Cuscús con verduras al estilo magrebí y garbanzos.

Nos cuenta que su secreto ha sido apostar por aquello en lo que ella misma cree. En su caso, apostó por una cocina vegetariana de elaboración completamente casera y eso ha sido lo que ha hecho de Reineta un restaurante especial que no puede faltar en el top de vegetarianos de Madrid.

Aunque el camino no resulte sencillo, Eva nos ha explicado lo bonito que resulta su trabajo por el agradecimiento de la gente. Pocos trabajos, según nos cuenta, dan un agradecimiento inmediato como lo hace el tener un restaurante.

Basma El-Drissi, un toque femenino a la cocina de la Bretaña francesa

Otro ejemplo de mujer emprendedora es Basma El-Drissi, la simpática dueña de La Minoterie (Encomienda, 23). Muy cerca de la plaza de Tirso de Molina se ubica esta creperie-bistró en la que, además de crepes, se sirven galettes y otros platos de la gastronomía bretona, y que contempla opciones para celíacos y vegetarianos.

Basma nos ha contado cómo, tras venir de Bretaña, decidió instalarse en Madrid y probar suerte en el mundo de la hostelería. Al principio no le fue fácil puesto que se encontró con las barreras de ser joven, extranjera y mujer. En muchas ocasiones sintió que no se la tomaba del todo en serio pero no desistió. Luchó por sacar su proyecto adelante y lo consiguió.

Gracias a su valentía podemos disfrutar hoy de una creperie monísima, a caballo entre Lavapiés y La Latina, en la que descubrir a una de las joyas de la gastronomía francesa: la Galette, una crepe salada de harina de sarraceno apta para celíacos. Su carta bistró tampoco deja indiferente a nadie y cuenta con tentaciones como el Camembert asado, el Foie gras, o la Tartiflette (patatas gratinadas).

En cuanto a la estética, Basma ha sabido darle a su restaurante un toque femenino entrañable. Cuida de detalles como que las mesas tengan siempre alguna flor natural y que por las noches una velita ilumine las veladas de los comensales.

Anima a otras mujeres a que se atrevan, como ella, a trabajar por sus sueños. Nos señala que no perder la voluntad y la creencia los proyectos propios es fundamental. Aunque por el camino ha encontrado muchas pruebas que superar, el final es muy bonito y por eso, tal y como nos cuenta, vale la pena luchar. Trabajar mucho y creer mucho, indica Basma, es el secreto para que las cosas salgan bien.

Jopi y Elena, dos mujeres “taberneras”

Por último queremos presentaros a Jopi Hidago y Elena Vega, dos mujeres que tras estudiar Publicidad y Marketing decidieron dedicar su vida a lo que más les gusta, la gastronomía. En La Taberna Errante (Carrera de San Francisco, 8), el personal está compuesto exclusivamente por mujeres. Su ingrediente secreto, el cual añaden a cada uno de sus platos, es el amor y cariño que le ponen a todo.

Jopi ya lleva 20 años en el mundo de la hostelería. Previamente tenía un bar en la zona de Conde Duque: La Taberna del Norte. Diez años después se mudó a la Latina dónde allí se incorporó al equipo de Elena, la cual se encarga de la cocina desde entonces.

La inspiración de la Taberna Errante surge de un libro de G. K. Chesterton, quien planteaba el espacio de la taberna como un sitio donde una vez se entras, estás en una lugar donde conocer y compartir con los tuyos.

Su carta se basa en cocina de temporada, pero su Ensaladilla rusa destaca por ser su plato estrella. ¿Su lema? Hacer las cosas con amor, entender al cliente y aprender, no tener miedo de evolucionar, y tener en cuenta que el producto cambia con las temporadas.

Con estas historias queremos animar a todas aquellas mujeres que estén pensando en emprender un negocio o una aventura comercial a lanzarse a por ello. Queda demostrado que podemos con todo lo que nos propongamos porque… ¡nosotras lo valemos!

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º