Bloggers / Todos recomiendan...

4 restaurantes muy ‘instagrameables’ en Madrid

Reconócelo: te gusta comer (muy) bien, pero te brillan los likes de Instagram cuando lo haces en un sitio mono. Serán esas palmeras en el papel pintado que te teletransportan a una playa tropical; será esa vajilla ‘cuqui’ que pide a gritos un buen cenital; será que el rosa flamenco es el nuevo negro: no lo puedes evitar, te mueres por hacer una foto. Hoy te recomendamos 4 restaurantes muy instagrameables (señores de la RAE, ¡tenemos un nuevo verbo!) en Mahoudrid. Desenfunda tu cámara, trepa a la silla y prepárate para disparar: ¡nos vamos!

 

Maracca, el paraíso tropical de Ponzano

No importa que llueva o truene: en Maracca (Santa Engracia, 112) siempre es verano. Y no cualquier verano, ojito: el de este restaurante, a tiro de piedra de Ponzano, es un verano de blogger top, de esos de cocoteros y aguas turquesas. O, al menos, eso es lo que evoca el precioso interiorismo de este restaurante instagrameable: sillas de mimbre, plantas tropicales, estampados exóticos y exuberantes. Todo en Maracca te transporta a un paraíso que vas a querer fotografiar al milímetro.

 

¿Y la cocina? El joven chef Juanjo Canals se ha marcado una carta de esas -sin pretensiones- a las que nadie le hace ascos. En Maracca encontrarás hits nacionales e internacionales de siempre (hamburguesa, bao, hot dog, risotto, croquetas…) con guiños divertidos (la hamburguesa, por ejemplo, se sirve en un pan rojo elaborado a base ketchup). La cosa, por cierto, no se acaba en las comidas y cenas: Maracca también es una parada imprescindible después del trabajo (afterwork) o para empezar a calentar la noche del finde con las primeras cañas.

 

 

Petit Appetit, el salad bar perfecto para instagramear tu semana

Los locales instagrameables nos gustan incluso más cuando los visitamos entre semana. Y es que ni el lunes más puñetero puede con el positive vibe de locales como Petit Appetit (tienes tres repartidos por el centro de Madrid). Este salad bar decorado en un estilo rural-chic muy ‘Williamsburg’ (el barrio hipster de moda en Nueva York) no solo se va a encargar de mimar los likes de tu cuenta de Instagram, también tu cuerpo serrano.

 

Aquí las protagonistas son las ensaladas, que puedes prepararte a medida con sus más de 30 ingredientes. Entre ellos tienes el ‘verde que te quiero verde’ (lechuga, espinacas, canónigos…), los granos (quinoa, cuscus…), las hortalizas (lentejas, garbanzos…), los hidratos (arroz, pasta…) e infinidad de toppings (pavo, quesos, frutos secos, arándanos…). Además, en Petit Appetit (Monte Esquinza, 1) también ofrecen pasta fresca del día y postres caseros. No te lo comas todo, que no llegas de vuelta al trabajo ; )

 

 

The Mint Roof, la azotea favorita de los amantes del ‘mint’

Si las azoteas te enamoran, con la del hotel Vincci The Mint te van a hacer los ojos chiribitas. En plena Gran Vía, esta azotea de nombre instagrameable a más no poder es un pequeño oasis cuqui. Preside la escena un food truck mint (OMG!) en el que se sirven platos sencillos para compartir. Pero The Mint Roof (Gran Vía, 10) es mucho más que un rooftop bonito: es un lugar súper animado en el que entregarse al tardeo (ojo porque solo abre de 17.30h a 01.00h de lunes a miércoles y de 17.30h a 02.00h de jueves a domingo) y la diversión.

 

Los lunes puedes aliviar el mono de finde empezando la semana bailando en una de sus Vincci Fresh Sessions; los martes puedes entregarte al croqueteo con sus Croquette Sessions (no es broma, no) en las que te proponen unas más que tentadoras degustaciones de croquetas caseras (de cocido madrileño, de cochinita pibil y pico de gallo, de parmentier, huevo y trufa o de Nutella con plátano) y de jueves a domingo puedes tomarte algo mientras te haces la manicura. ¿Alguien da más? Like, like, like!

 

 

Habana 5, el restaurante instagrameable favorito del ‘postureta cultureta’

Los caballeros de la sala también se merecen un restaurante instagrameable en el que posturear a placer. Un buen candidato es Habana 5 (Paseo de la Habana, 5). En el elegante Paseo de la Habana, este lounge bar de interiorismo sobrio y masculino es perfecto para los gentlemen. El rincón más fotografiable está en su planta superior, en la zona de comedor, decorado con vistosas librerías, sillones tapizados y plantas tropicales.

 

Eso sí, tu feed de Instagram también pide a gritos unas fotos en su terraza cubierta y en su barra, con un par de cervezas y unos platos de picoteo (croquetas, nachos, burrata, ensaladilla rusa con piparras…) para acompañar. Instagramear en pleno centro financiero, por fin, es posible.

 

Susana y Fabio

eat&love

·

Te recomendamos...