Bloggers / Todos recomiendan...

Salir de tardeo, las mejores terrazas de Madrid

Los atardeceres en Madrid siempre incitan a ser disfrutados. Y más cuando llega el buen tiempo, ya que todos nos lanzamos a las calles con ganas de exprimir al máximo esas deseadas horas de sol y el leve fresco que llega al terminar el día.

La calle Argumosa y sus innumerables terrazas, llenas de color, siempre animadas al caer la tarde. Malasaña y ese rollito tan suyo, tan de cañas hasta las mil. Y, por supuesto, La Latina, un clásico en esto del terraceo vespertino, sea el día que sea. Recorremos estos tres barrios auténticos referentes del tardeo madrileño. ¿Nos acompañas?

 

Argumosa, la calle de las terrazas infinitas

 

Quien ha decidido terminar alguna vez su día en Lavapiés, a buen seguro acaba repitiendo. En la larguísima calle Argumosa, las terrazas se suceden una tras otra. Entre las más populares encontramos La Playa de Lavapiés (Argumosa, 9), un auténtico chiringuito urbano que pone el punto veraniego a la zona con su terraza abierta durante todo el año.

A tan solo unos metros encontramos La Libre (Argumosa, 39). Con un concepto entre librería, bar y cafetería, la terraza de este bohemio local es otro de los must del barrio, especialmente a primera hora de la tarde. Después de trabajar, son muchos los vecinos y habituales del barrio los que se dirigen a este punto para pasar la tarde con unas cervezas y algunas de sus ricas tapas que, por cierto, llevan nombre de escritores.

 

 

La Latina, el barrio del tardeo por excelencia

 

Probablemente eras casi, casi, un bebé cuando Delic (Costanilla de San Andrés, 14) colocó su primera mesa en la Plaza de la Paja en 1998. Por su estética tan actual y cuidada parece mentira que Delic lleve 20 años en La Latina. ¿Lo mejor? Su terraza repleta de mesas, entre el sol y la sombra, y los simpáticos mantelitos que acompañan su cocina casera del mundo. De las más solicitadas del barrio.

Pero si hay una azotea icónica en La Latina, esa es la de El Viajero (Plaza de la Cebada, 11). No importa a la hora que vayas, ni el día de la semana: en El Viajero siempre es fin de semana. Cuentan con dos terrazas, una a pie de calle y otra en su famosa azotea. En la planta superior te esperan atardeceres con unas magníficas vistas de la Iglesia de San Francisco y los tejados y terrazas del barrio. Pensando en los más calurosos, disponen de aspersores de agua para que nadie desfallezca por “la caló” madrileña.

 

 

Malasaña, tardeo entre arte urbano

 

Localizar buenas sombras en pleno centro de Madrid parece misión imposible, aunque seguro encuentras tu sitio en una de las plazas más transitadas de Malasaña. En la mítica Plaza Dos de Mayo está la terraza del 2D (Valverde, 24) desde la que disfrutar, desde una privilegiada posición, de todas las actividades que se gestan en la plaza.

A tan solo unos pasos, subiendo la calle de San Andrés, encontramos El balcón de Malasaña (Marqués de Santa Ana, 43) en la Plaza Juan Pujol. Un bar en el que siempre se respira buen ambiente, más aún en su terraza, siempre de lo más concurrida. ¿La clave? Cañas bien tiradas, tapas a buen precio y una experiencia muy visual, pues está totalmente rodeada de street art malasañero.

·

Te recomendamos...