Grandes platos para grandes madres

Las madres son el principio de todo, y eso de que no hay más que una es una de esas verdades universales que debería estar escrita en una camiseta viral YA. No lo decimos nosotros, también lo dices tú y muchos cocineros que confiesan que se iniciaron en el mundo de la cocina gracias a la pasión que sus madres les inculcaron. Precisamente para celebrar el Día de la Madre, nos hemos dejado caer por cuatro restaurantes cuyos chefs se han inspirado en recetas maternas para crear sus platos más míticos. Y una advertencia: está todo taaan rico y lleva taaanto mimo familiar que hasta tu madre fliparía con ellos. ¿Os venís de celebración?

 

La Berenjena, declaración de amor a la bechamel

Detrás de este animado local de la zona de Antón Martín, Rebeca Hernández -la que fuese participante del programa Top Chef- presume de hacer en La Berenjena (Marqués de Toca, 7), una de las mejores croquetas de la zona. Las prepara de tres variedades diferentes: las de Chipirones en su tinta, las de Boletus y las de Puerros. Las tres están de muerte y culpa de ello la tiene la madre de Rebeca. ¿Por qué? Según ella misma nos cuenta, su madre preparaba ‘la mejor bechamel del mundo’, sin demasiados tecnicismos. Todos los domingos después de comer, toda la familia se disponía alrededor de los fogones y comenzaba la preparación de sus famosas croquetas. Las de mamá eran de bonito escabechado y pollo con huevo. Rebeca le ha dado la vuelta, pero sí, el hype es real. Su bechamel sigue haciéndonos salivar desde el primer bocado, como le ocurría a ella con la de su madre.

 

Taberna La Elisa, LOS CALLOS del Barrio de las Letras

Si buscamos uno de esos sitios en los que apetecen unas cañas y unas raciones con mamá, ése es Taberna La Elisa (Santa María, 42). En este local del barrio de las Letras se preparan las cositas que saben a madre, esas de toda la vida, las que son muy capaces de ponernos en lo más alto un domingo cualquiera. De la mano de uno de sus artífices, Javier Goya, llegan unos Callos a la madrileña que nos hacen llorar del gusto -y no solo a nosotros porque acaban de ganar el 2º premio a los mejores callos del mundo-. Son una receta de su madre que él ha traído a este restaurante. La pintaza es espectacular y cuando le hincamos el diente, NADIE puede resistirse al crush. ¿El secreto? La materia prima con la que se preparan. Cada día, Javier acude a una casquería del Mercado de Antón Martín en la que se surte de los callos y también de las chacinas que acompañan este platazo 100% castizo. ¡Resultado muuuuy top!

 

María Luisa, pasión por la cocina que pasa de generación en generación

Los restaurantes que dicen preparar comida casera siempre nos despiertan algo de recelo. ¿Casera como la de mi madre? ¡No te flipes! Sin embargo, en María Luisa  (Jorge Juan, 42) se cumplen las expectativas. María Luisa Banzo, alma mater del proyecto, lleva al barrio Salamanca las mejores recetas de su tierra natal: Castilla y León. Y claro, lo hace habiendo tomado buena nota de las delicias de la tierra que su madre preparaba. El imprescindible para un día como éste son las Delicias de acelga rellenas de pato y trufa negra de Soria, una receta que su madre, con una casa de comidas en Navaleno (Soria), servía desde que María Luisa era una niña. Ella misma era quien preparaba este aperitivo junto a su mamá, con materia prima de primera -ya sabemos que una madre nunca escatimaría con esto- y desde hace 15 años decidió traerlo a Madrid y God bless esta receta. ¡Qué maravilla!

 

La Lirio, migas de mamá que triunfan en Malasaña

Un pedacito de Andalucía en plena Malasaña. Con todo el arte de la tierra -y aún más porque hablamos de la inspiración de una madre y abuela andaluzas- nace La Lirio (Espíritu Santo, 30), la taberna desde la que Manuel Aranda pone el puntito de tradición al hipsterismo que lo peta en el barrio. Porque sí, a los modernos nos gusta este rollito. El plato de madre que no puedes dejar escapar aquí son sus Migas, placer infinito cuando las tomamos al solete y con una caña en su espléndida terraza. La familia de Manuel procede de Almería y aquí se preparan con harina de sémola, con un resultado de 10. A esta receta añade chistorra, morcilla, pimientos y aceitunas o uvas, el complemento fresquito que gusta en esta región andaluza. Y claro, ahora que el buen tiempo acecha y a falta de playa, con unas migas y una cerve, nos sentimos un poco más en el sur. Y con eso y nuestra madre al lado, el domingo nos sabe redondo.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º