Bloggers / Todos recomiendan...

Comida americana en Madrid

Todo lo made in U.S.A tiene serias papeletas para acabar convirtiéndose en tendencia en el resto del mundo. Y dentro de ese ‘todo’ se incluye, por supuesto, lo que se refiere al universo gastro: hamburguesas, aros de cebolla, mac & cheese, hot dogs o costillas con bien de salsa barbacoa son ya un clásico de las comidas del fin de semana con amigos.

 

En Madrid cada vez hay más restaurantes especializados en cocina americana que cuidan (y mucho) la calidad de su oferta subiendo a otro nivel la conocida como comida fast food. Os proponemos seis locales que utilizan las mejores materias primas y nos traen todo el sabor de la Ruta 66… ¡Y qué bien nos sabe este viaje a EEUU sin movernos de Madrid!

 

FitzBurger y Naïf, lo mejor de América entre panes

 

Hamburgueserías hay muchas, sí, pero pocas preparan este plato emblemático como FitzBurger (Gabriel Lobo, 20) ¿Su secreto? La calidad suprema de sus materias primas. Sus hamburguesas están preparadas con carne ecológica de vaca rubia gallega que se pica a diario y, además, un pan de masa madre que es una delicia. Una de nuestras favoritas es la Fitzburger BBQ, preparada con auténtica salsa barbacoa americana -su sabor es increíble- queso cheddar inglés, bacon, jalapeños, cebolla caramelizada y, por supuesto, una burger de 170 g. ¡De morir!

 

Pero no todo van a ser hamburguesas, los sándwiches son otro de los platos señeros del fast food. Entre ellos, pocos hay tan conocidos como el Sándwich Club. Nosotros tenemos debilidad por el que preparan en Naïf (San Joaquín, 16). El Club Naïf es todo un señor sándwich -con dos pisos bien cargaditos-, con relleno de bacon, solomillitos de pollo a la plancha, queso cheddar, lechuga, tomate y una buena dosis de mayonesa. Jugoso y perfecto para comer en su terraza, una de las más concurridas de la zona de Malasaña. Por algo será, ¿no?

 

 
 

Goiko Grill y Harveys Cocktail Bar, un viaje a la América más profunda

 

Si quieres probar una de las recetas americanas legendarias pero en su formato más original, apuesta por el Mac&Cheese -macarrones con queso-. Un plato que puedes comer en forma de bola crujiente gracias a los Fat Balls de Goiko Grill (Glorieta de Bilbao, 3), donde acompañan sus bolas con la salsa Baconizer, de tomate y carne picada. ¡Una locura!, ¿no?

 

Viajamos al sur de Estados Unidos gracias Harveys Cocktail Bar (Calle Fuencarral, 70), un local que te trasladará a los 60’ con su decoración rollo sureña, sus platos y, por supuesto, la música rock ¡No te olvides el Shazam para descubrir todos los hits! Entre sus propuestas de inspiración americana destacan los tomates verdes fritos macerados en cerveza y con una salsa ligeramente picante. Te va a sorprender con creces.

 

 

New York Burger y Dingo, fast food hecho food porn

 

Si hay que hablar de costillas, hay que hablar de New York Burger (Paseo de la Castellana, 89). Que no te engañe el nombre, porque aquí no solo cuentan con gloriosas hamburguesas, además preparan unas insuperables carnes a la brasa. En la carta de New York Burger encontrarás dos opciones: las costillas clásicas de cerdo, ahumadas y glaseadas con la salsa que elijas -BBQ, bourbon o miel de caña-; y las menos conocidas costillas de vaca black angus, ahumadas durante 8 horas y glaseadas sobre la parrilla con la salsa que elijas. La carne, tiernísima, se deshace en la boca y el toque ahumado es simplemente brutal. Para acompañar: guarnición de ensalada de col o de patatas, en todas sus presentaciones posibles -fritas, al horno con salsas, en puré…- . Todo un lujo.

 

Pocos restaurantes hay en Madrid más americanos que Dingo (Velázquez, 47). Aquí lo que se lleva es el grill y en su carta hay auténticos hits americanos cocinados al carbón de encina como sus costillas melosas, sus hamburguesas o su Tomahawk (imponente corte de vaca gallega rubia de más de 1,5 kilos, solo apto para carnívoros empedernidos). Si buscas un “aquí te pillo aquí te como”, te recomendamos que te lances a por uno de los iconos del fast-food made in EEUU preparado, eso sí, como Homer Simpson manda: su hot-dog a la brasa y ligeramente ahumado en pan brioche, con salchicha bratwurst casera 100% de ternera. Se sirve con crema de cheddar y se acompaña de ensalada de col, totopos tex-mex hechos a mano y patatas fritas artesanas. Y aunque ya sabemos que el tamaño no es lo que más importa, te lo chivamos por si acaso: este perrito es monumental. ¿Hay hambre?

 

·

Te recomendamos...