Bloggers / Todos recomiendan...

De tapas por Arganzuela: 4 propuestas de éxito seguro

Los franceses tienen el queso, los belgas el chocolate y a los italianos que no les quiten la pizza. Los españoles, además de tener nuestra propia gastronomía—tan rica que bien merece innumerables artículos—, podemos disfrutar de todo lo anterior casi a la vez gracias al noble arte del picoteo. ¡Bendito picoteo! Compañero perfecto, el que hace que te quedes a tomar “una cerveza más” y por lo tanto, responsable del inicio de muchos de nuestros buenos momentos.

 

En Madrid hay tanta variedad de tapas y platillos para compartir, como lugares para degustarlos, por eso, a veces es difícil decidirnos por un lugar para ir de tapas. En el barrio de Arganzuela conocen y, sobre todo, respetan, a esta perfecta compañera de la caña. Esta es, sin duda, una de las razones que explican la creciente popularidad de la zona, que no para de sumar nuevas y, cada vez mejores, direcciones para practicar esa costumbre tan nuestra de ir de tapas. ¿Necesitas ayuda para elegir? Solo tienes que recurrir a nuestros bloggers que nos van a recomendar cuatro destinos perfectos para disfrutar del picoteo en Arganzuela:

 

Nantes, el favorito de Kikillo

 

El almeriense elige Nantes (Maestro Arbos, 15) -el de Legazpi, no el de Italia-  para descubrir que las bravas (receta clásica donde las haya) aún pueden sorprenderte. Las de Nantes cambian la patata tradicional por boniato y la salsa brava por una salsa de caracoles que también pica. Como puedes ver, la cocina del restaurante se basa en las recetas de toda la vida, pero no se quedan dormidos, ya que fusionan productos y técnicas de diferentes puntos de nuestra geografía. Y lo mejor es que podemos disfrutar de todas ellas con nuestro maridaje perfecto: una Mahou Cinco estrellas.

 

 

Toboggan, el último hallazgo de Madrid Diferente

 

En el caso de Toboggan (Plaza Rutilio Gacis, 2) podemos decir eso de “segundas partes sí fueron buenas”. Segundas y terceras, porque este bar es el tercero en discordia del grupo Bamboleo y al igual que sus hermanos, tiene una filosofía clara: la cerveza siempre tiene que ir (bien) acompañada. Su carta es sencilla, pero acertada. Pretende homenajear a las tabernas clásicas de la capital, por lo que nunca te faltará un buen pincho de tortilla o un bocata de calamares. En el caso de Madrid Diferente, sienten debilidad por los torreznos de este bar repleto de encanto, aunque también recomiendan visitarlo los domingos para disfrutar de su paella; y si es al solecito, en su terraza mucho mejor.

 

 

Macarena, la recomendación de Kino Jérez

 

Kino es madrileño de pura cepa, pero seguro que se quedó con más ganas de sur después de visitar Macarena (Rodio, 6), un restaurante enclavado en una tranquila calle de Arganzuela. En él, hasta la vajilla es andaluza; la decoración blanca y azul evoca las playas gaditanas y malagueñas y como no, la carta es casi un recorrido por las ocho provincias de la región. Eso sí, con un toque de fusión. Como el de la croqueta deconstruida que probó. No te la puedes comer con las manos (de hecho, tienes que hacerlo con cuchara), pero está para chuparse los dedos igualmente. Lleva una base de jamón picado, seguida de una bechamel líquida (a la que le han quitado el huevo para conseguir esta textura) y se corona con pan rallado sin gluten, por lo que es apta para celíacos.

 

 

0thfloor se decanta por la Taberna Hermanos Valdivieso

 

La Taberna Hermanos Valdivieso (Fray Luis de León, 7) es aparentemente, una taberna más: pequeña y con aspecto común. Pero eso queda muy lejos de lo que en realidad es este pequeño gran local con corazón granadino: comida de muy buena calidad y una carta que se adapta a las estaciones para darnos lo mejor de cada momento. Las chicas de 0thfloor pudieron disfrutar de un platazo de jamón de cordero. Sí, lees bien, jamón de cordero del altiplano de Granada. Un embutido que nada tiene que envidiar al clásico de cerdo. Aunque proponen volver a visitar a José Miguel y Carlos, los responsables del local, para disfrutar de su “cocina con alma” tanto en formato informal (en la taberna), como en Uskar, un segundo local más amplio y pensado como restaurante.

 

Sabemos que cualquier momento es bueno para salir a tomar una caña bien acompañada, pero ¿a que ahora tienes más ganas que nunca?

·

Te recomendamos...