Las cañas imprescindibles de Ponzano

¿Sabías que la calle Ponzano tiene el honor de ser la segunda vía de Madrid con mayor número de bares por metro cuadrado de Madrid? Sólo La Latina y sus Cavas le superan en concentración de locales por metro cuadrado. Pero cuando hablamos de la calle más de moda de Chamberí, además de cantidad, es inevitable hablar de calidad, la clave para entender por qué todos han caído rendidos a los encantos del llamado Ponzaning.

A lo largo del kilómetro (y unos poco metros más) que se extiende la calle encontramos bares y restaurantes para todos los gustos. Los hay que son ya unos clásicos consagrados en la zona y en los que es un gustazo pedirse una Mahou y una ración de ensaladilla rusa o un pincho de tortilla. Otros, sin embargo, son más revolucionarios y, además de buena cerveza, se atreven a introducir platos menos convencionales y exóticos. Y ante tanta oferta, ¿cuál elegir? Pues aquí estamos nosotros para echarte una mano. ¡Comenzamos!

El Doble, un icono de Ponzano con Madrid Diferente

Dentro de la gran concentración de locales de esta calle -si hablamos de la propia Ponzano hay más de 70 -, nosotros nos quedamos en un clásico. Y es que hablar de El Doble (José Abascal, 16), es hablar prácticamente de historia del barrio. Quien suela frecuentar la zona, seguro que ha deparado en esta fachada azulejada en la que podemos leer ‘Cerveza tirada con sistema antiguo’. Con una premisa así, solo hay una opción: entrar.

Lo hacemos y, tras pedirnos nuestra caña, nos damos cuenta de que aquí se respira casticismo por todos lados. Típica tasca madrileña, con azulejos de Talavera, cañas bien tiradas y algunos básicos foodies como embutidos, conservas, raciones clásicas y marisco al peso -¡lujazo absoluto! . Nos decidimos por una Ensaladilla Rusa, que sabemos que es de las mejores de la zona y sí, súper cremosa, con la patata muy suave y una importante presencia del atún, para dar cuenta de que aquí, entre otras muchas habilidades, también dominan el arte del ‘laterío’.

Fide, el templo de las conservas y el marisco con 0thfloor

Con tanta variedad de bares y restaurantes en Ponzano, es difícil decantarse por uno, aunque nosotras lo tenemos claro. Vamos a hablar de un bar clásico (pero clásico, clásico) de la zona que además lleva abierto desde los años 60. El templo de las conservas en Ponzano se llama Fide (Ponzano, 8) y en él se sirven unas de las cañas mejor tiradas de Madrid.

En su carta podréis encontrar sardinillas, anchoas, ventresca y otros manjares envasados que conviven junto a las zamburiñas, navajas, gambas y otros mariscos que hacen las delicias del barrio. Una de sus especialidades son, sin duda, los langostinos, perfectos para acompañar una cerveza con amigos.

Si sois de tomar el aperitivo los domingos, bar Fide es vuestro lugar indispensable.

Pinzano con Kino Jerez

Si camináis por Ponzano hay un restaurante del cual no podrás pasar de largo: Pinzano (Ponzano, 36). Su fachada ya nos da a entender que es un restaurante de los de toda la vida al que han dado un vuelco acogedor en el interior; aunque lo que más me sorprendió fue bajar a la planta de abajo, toda de ladrillo visto, muchísimo más tranquila y que se convierte en el sitio perfecto para tapear con unas cervezas y luego salir por la zona con las pilas cargadas.

Ya me había hablado de lo bueno que estaban sus pinchos y tostas, pero lo que más me gustó fueron las tiras de pollo empanado, con una fina capa que los hace increíblemente crujientes y jugosos por dentro; además van acompañados de una salsa de mostaza que culmina este clásico.

Si vais por allí también os recomiendo la tosta de gulas al ajillo con pimiento coronados o la tortilla de patata. Y, recuerda, pidas lo que pidas siempre sabrá mejor con una Mahou.

 Kikillo en La Máquina de Chamberí

Si buscáis un bar y restaurante con encanto, La Máquina de Chamberí (Ponzano, 39) es vuestro sitio. El local se divide en dos espacios: la amplia barra de la entrada (repleta de pinchos y perfecta para el picoteo) y un salón interior, algo más tranquilo e ideal para esas reuniones y reencuentros con amigos (¡y con un jardín vertical!).

Además de comer de manera excelente, en La Máquina de Chamberí no se puede recibir un trato mejor. Yo soy una de esas personas que valoran muy positivamente que las personas me sonrían y, sin duda, aquí lo hacen.

Nosotros tomamos una ensaladilla rusa y como buen amante de la ensaladillas, la disfruté como es debido.

Ángela Henche, de tardeo animado en Marabú

Si buscáis un local con comida súper deliciosa, la visita a Marabú (Ponzano, 37) es obligada, tanto por la zona en el que está como por el local en sí. El local dispone de dos zonas: una zona de bar, donde cervecear y comer de manera informal; y otra, la zona clandestina, que es una pasada. Todas las noches se monta una fiesta increíble y los fines de semana hay sesiones de tardeo súper animadas, con fiestas temáticas de flamenquito, música de los 80, música dance… ¡se pasa genial!

En nuestra visita nos tomamos una buena Mahou y estuvimos en el horario afterwork en el que dispones de un montón de tapas para picotear. Me encantaron las croquetas, ¡son de 10

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º