Guadalajara

Guadalajara es de sentarse horas y horas en la mesa. De hacer parones a mitad para poder seguir comiendo, y de usar mucho la servilleta. Es leal a lo tradicional y la calidad, a la tapa generosa y al cabrito asado.Su cocina presume de la herencia gastronómica que han ido dejándole las diferentes culturas que han habitado sus tierras. Por eso, en sus bares encontramos menús con hortalizas, asados, huevos frescos y de postre, miel en todas sus variedades.