Toledo

Toledo es de fuego lento, lleva cocinándose aproximadamente 2000 años a temperatura media, y se come a cucharadas en plato hondo.La nombraron Patrimonio de la Humanidad por ser una de las ciudades más bellas de España, y por saber llenar los platos hasta arriba. Si tuvieras que decidir entre su cultura y su gastronomía, sería difícil hacerlo. Van de la mano, no puedes separarlas, como la cerveza y las olivas. Por eso, inspírate paseando por sus calles, y parando por sus bares de cocina arraigada y tradicional.