Plan

Ruta por los teatros independientes de Madrid

Por Mahoudrid 31 enero, 2022

La expresión “Teatro Off” surge en la gran manzana como alternativa a las superproducciones de Broadway y hace alusión a todos esos montajes de menor presupuesto que se representan fuera del circuito comercial. Nos ponemos ‘dramáticos’ (en el sentido más teatral) para repasar las salas más innovadoras del circuito Off de Madrid.

“Si la gente quiere ver sólo las cosas que pueden entender, no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al baño.” Con estas palabras el dramaturgo Bertol Brecht nos metemos de lleno en un viaje por las salas de teatro independiente que lo están petando en Madrid. Un repaso en el que nos encontramos con mucha creatividad y muchas ganas de subirse al escenario. Así que si eres un amante del teatro, sigue leyendo. Además, desde Mahoudrid no pueden faltar recomendaciones varias para esas cañitas posteriores al espectáculo para comentar la obra. ¡Que empiece la función!

Sala Teatro Off

1. La Cuarta Pared

Empezamos por uno de los clásicos de la escena madrileña. No en vano llevan más de 25 años dando guerra en el barrio de Arganzuela. La Cuarta Pared es un proyecto cultural único de exhibición, formación, producción e investigación teatral que aporta su propio criterio a las artes escénicas. Desde esta sala fomentan un teatro capaz de reflejar los problemas de la sociedad contemporánea. Además si te pica el gusanillo de la actuación, puedes apuntarte a sus clases de teatro. Después de una buena sesión de teatro, es el turno de una caña para comentar la obra. Nuestra recomendación mahoudrileña en el barrio de Arganzuela es O Pulpiño (y ya de paso acompañas la caña con un espectacular pincho de tortilla).

2. La Katarsis del Tomatazo

Seguimos este repaso por otro clásico: la Sala Mirador y su mítica sesión La Katarsis del Tomatazo, el espectáculo más longevo de la cartelera madrileña, con más de dos décadas de funciones ininterrumpidas. Un show interpretado por los alumnos de la Escuela de Interpretación de Cristina Rota y con un final que es pura fantasía: si no te gusta lo que has visto, pues lo puedes dejar patente a los actores… ¡A tomatazo limpio! No se nos ocurre mejor plan para liberar el estrés. Después de tanto tomate, seguro que os entra el hambre, así que podéis pasaros a por unas tostas y una Mahou fresquita a La Libre y seguir comentando las mejores actuaciones de la noche.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sala Mirador (@sala_mirador)

3. Plot Point

Regresamos al barrio de Arganzuela (cuna de muchas de las salas de teatro alternativo de la capital) para visitar Plot Point, sala y escuela de teatro cuyo objetivo es proporcionar alegría a las personas que trabajan cada día en la sala y a las que participan de ello, ya sea el público de sus espectáculos o los alumnos de sus cursos. Y seguimos en el barrio, en el restaurante Nantes para degustar su cocina casera local, sencilla y sin artificios. Porque, sin duda, una buena sesión de teatro seguida de una buena sesión de tapeo nos parece el match que tus colegas y tú os merecéis.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sala Plot Point (@salaplotpoint)

4. OFF Latina

Nuestra siguiente parada nos lleva al céntrico barrio de La Latina. A una sala que cuenta con una programación para todos los gustos: comedias, dramas, obras infantiles, musicales, improvisación, cuentacuentos, magia o narración oral. Sin duda uno de los teatros de referencia del OFF madrileño con la mejor programación de teatro alternativo de la capital. ¿Y las cañas de después? Pues nuestra recomendación mahoudrileña nos lleva hasta Los Tiernos, el lugar perfecto para compartir con tus amigos una Mahou con una ración de bravas o croquetas mientras comentáis la obra.

5. Microteatro por Dinero

Terminamos la ruta por un imprescindible de Malasaña con un concepto de teatro ya consolidado en la capital: obras de 15 minutos, para 15 espectadores, en salas de menos de 15 m2Se representan simultáneamente y en sesión continua hasta 7 veces al día. Todas las (micro) obras giran en torno a un mismo eje temático que cambia cada mes. Nosotros te recomendamos que aproveches la visita para ver más de una y después, muy cerquita de la sala, te puedes marcar una espectacular cena con los colegas en el Maricastaña. Un final de película (bueno, en este caso, de teatro).