Cuatro restaurantes especiales

Todos lo sabemos: hay ocasiones que requieren de un restaurante especial, de uno de esos sitios a los que no acudes habitualmente y que sabes que van a estar a la altura de las circunstancias. Vaya, un sitio que se adecua al momento tanto por el ambiente, como por la comida y bebidas. Pero como la amalgama de restaurantes para salir por Madrid es infinita, hemos pensado en echar una mano a todos aquellos indecisos que no tienen claro dónde acudir cuando tienen algo que celebrar. Así surge este listado de cuatro locales para cuatro ocasiones especiales con un denominador común: todos cuentan en su carta con la colección que preferimos para celebrar los grandes momentos, las Cervezas Casimiro Mahou. Sobra decir que el éxito en todos ellos está asegurado, tú solo tienes que elegir con quién compartirlos y disfrutar.

 

Dabbawala, para una quedada ‘underground’ con amigos

 

Cuando uno queda con amigos para celebrar un reencuentro después de muchos años en los que no han vuelto a coincidir, solo tres cosas son imprescindibles para que la cita sea redonda. Lo primero: que el espacio invite a hablar largo y tendido, porque cuando ha pasado tanto tiempo sin verse, la cantidad de anécdotas que se cuentan puede ser interminable. Segundo, que el sitio permita alargar la cita todo lo que sea necesario sin tener que ir muy lejos. Y tercero, que posea una oferta gastronómica con personalidad. Y hemos localizado el restaurante que reúne los tres.

 

Se trata de Dabbawala (Españoleto, 10), el local de dos plantas del inquieto chef Luca Rodi. En la planta de arriba, a pie de calle, un salón de aire vintage e informal para tomar platos de autor, pero con una base muy española y tradicional. En la de abajo, un espacio lounge abovedado con ladrillo visto y barra de coctelería. Nuestra recomendación para esta cita es comenzar la quedada en la de arriba, compartiendo platos y raciones tranquilamente. De beber, lo tenemos claro también: Casimiro Mahou Cerveza Lager, la cerveza con el trago más fácil, agradable, ligero y fresco de toda la colección Casimiro Mahou; y cuando la cosa se haya animado, pasar a la planta de abajo, a continuar la celebración. Lo mejor es que, si el hambre vuelve a apretar, no hace falta volver a subir las escaleras porque aquí abajo también cuentan con una carta específica de tapas y picoteo.

 

Dabbawala 02

 

 

 

Tatel, para una cita afterwork con los compañeros de trabajo

 

La celebración de una nueva etapa laboral o la finalización de un proyecto de envergadura requiere de un sitio que implique riesgo, que tenga nivel y que contagie emoción por la satisfacción del reto conseguido. Por eso, un ambiente con carácter como el de Tatel (Paseo de la Castellana, 36), en el que ocio y gastronomía caminan bien cogidos de la mano, es uno de nuestros elegidos. Y si para maridar eliges una Casimiro Mahou Cerveza Ale, la jugada es redonda. Una cerveza con mucho cuerpo que invita a ser disfrutada con calma.

 

La típica quedada puede convertirse en algo totalmente diferente en un sitio como éste. Desde que se instalara en uno de los laterales del Paseo de la Castellana, no ha dejado de dar que hablar; y para bien, claro está, tanto por su gastronomía de altura, de base española y toques creativos -lleva la firma de Nino Redruello, de La Gabinoteca, junto a Patxi Zumárraga- como por su estética. Está decorado al más puro estilo Art Decó de los años 20 y se divide en varios ambientes, con reservados y un espacio central que, al llegar la noche, se convierte en escenario de actuaciones musicales en directo y sesiones Dj. Justo lo que una persona que comienza una nueva etapa necesita, diversión y entusiasmo a raudales desde que pone un pie en el local.

 

Tatel

 

La Cabra, para quedadas en familia

 

¿Quién dijo que las celebraciones familiares tienen que ser aburridas y simplonas? Gracias a los que piensan como nosotros existen lugares como La Cabra (Francisco Rojas, 2), el restaurante del chef Javier Aranda con una Estrella Michelín. Y aunque lo pueda parecer por el galardón que ostenta, no es un sitio extremadamente refinado; aquí se viene a comer con las manos y a disfrutar de la comida de verdad. Y ese es su verdadero punto fuerte: propuestas de cocina española con un interesante puntito creativo, elaboradas solo con productos de temporada y cocinados con mucho mimo; sabemos que esto puede gustar mucho a las madres, porque no hay nada como el respeto a la cocina para que se sientan como en casa. Y para maridar sin duda hay que elegir Casimiro Mahou Cerveza Trigo, una cerveza de estilo tradicional que resulta infalible con mariscos, quesos, cremas y otros platos untuosos como el foie o los huevos, habituales de La Cabra.

 

Pero La Cabra también destaca por el ambiente, de estilo minimalista, con un espacio agradable para estar y sentirse en familia. Es espacioso, elegante y dividido en varias zonas: a un lado, la barra, que comparte sitio con una zona de mesitas para degustar tapas y raciones de un modo distendido, informal; y en el otro el comedor, para estar más a gusto aún y controlar todo lo que pasa en cocina a través de una cristalera. Y por si se alarga la ocasión, nada como dejarse caer por su salón biblioteca y dejarse llevar hasta que el cuerpo aguante.

 

La_Cabra_01

 

 

 

Horcher, para una cita romántica

 

Las celebraciones en pareja son de las más especiales, quizá por la intimidad y las distancias cortas en las que se desarrollan. Por eso es requisito indispensable quedar en un lugar en el que nada pueda fallar. Sitios de mesa y mantel y pareces tapizadas, de los que tienen clase, son siempre un acierto y un capricho de esos que hay que darse en contadas ocasiones. Y si tenemos que elegir uno, nos quedamos con Horcher (Alfonso XII, 6): elegante, clásico, histórico y todo un referente de la buena gastronomía, no en vano lleva desde 1943 manteniendo el nivel de alta cocina en sus fogones.

 

Su carta está llena de joyas gastronómicas, impregnadas de la mejor tradición europea y que combinan a las mil maravillas con Casimiro Mahou Cerveza Extra, la strong lager de Casimiro Mahou que, con sus notas dulces y caramelizadas, armonizan muy bien con los platos de caza, asados y las salsas especiadas, así como con los glaseados realizados en este clásico entre los clásicos. Y es que no nos queda duda: una celebración bien maridada, siempre es mayor celebración.

 

Horcher

 

Noelia Santos – Madrid Diferente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º