El 34 bar de pinchos

Localización

Calle Atocha, 34 - Madrid

Metro Atocha / Antón Martín

Horario: L-V 11-23h, S-D 11-24h

Contacto: 910 887 780

Encontrarse con un oasis en una zona tan concurrida como la calle Atocha suena a utopía, pero no lo es si pensamos en El 34, el ​bar de pinchos​ del hotel Coolrooms Atocha (Atocha, 34). Aunque nos quedamos cortos con esa descripción, porque además de una ​terraza a pie de calle​ (que no tiene nada que envidiar a las de las alturas) con enredaderas y plantas que aportan el toque natural, tiene una carta digna de mención.

 

La zona de restaurante propone comidas más formales basadas en la versión contemporánea de las recetas de nuestras abuelas; pero el bar de pinchos nos ofrece un ambiente más informal​ manteniendo la calidad de la materia prima en cada bocado. Además, con ellos hace ​todo un homenaje gastronómico a nuestra geografía​, lo que se traducen en nombres tan apetecibles con las ​Chulapas de calamar ​ (su propia versión de los calamares fritos madrileños); la ​Cecina de buey del Esla con tostas ​ , el ​Pincho de tortilla con paleta ibérica ​ y ​pimiento de Guernica ​ o la ​Revolución del torrezno ​ , un bocadillo de papada cocinada a baja temperatura que hará salivar tanto a los huéspedes como a madrileños.

Localización

Calle Atocha, 34 - Madrid

Metro Atocha / Antón Martín

Horario

L-V 11-23h, S-D 11-24h

Contacto

910 887 780

Encontrarse con un oasis en una zona tan concurrida como la calle Atocha suena a utopía, pero no lo es si pensamos en El 34, el ​bar de pinchos​ del hotel Coolrooms Atocha (Atocha, 34). Aunque nos quedamos cortos con esa descripción, porque además de una ​terraza a pie de calle​ (que no tiene nada que envidiar a las de las alturas) con enredaderas y plantas que aportan el toque natural, tiene una carta digna de mención.

 

La zona de restaurante propone comidas más formales basadas en la versión contemporánea de las recetas de nuestras abuelas; pero el bar de pinchos nos ofrece un ambiente más informal​ manteniendo la calidad de la materia prima en cada bocado. Además, con ellos hace ​todo un homenaje gastronómico a nuestra geografía​, lo que se traducen en nombres tan apetecibles con las ​Chulapas de calamar ​ (su propia versión de los calamares fritos madrileños); la ​Cecina de buey del Esla con tostas ​ , el ​Pincho de tortilla con paleta ibérica ​ y ​pimiento de Guernica ​ o la ​Revolución del torrezno ​ , un bocadillo de papada cocinada a baja temperatura que hará salivar tanto a los huéspedes como a madrileños.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º