Barceló Bar

Localización

Calle Barceló, 6 - Madrid

Horario: L-V de 7:00 a 20:00; S de 7:00 a 17:00h

Dicen el dueño y los camareros del Barceló Bar que se ha corrido el rumor de que es un bar de cocina tradicional. Quizá no lo prendían o no lo tenían previsto en sus comienzos pero en su carta encontramos auténticas joyas de la cocina tradicional. Podemos citar platos tan nuestros como la asadurilla de cordero, higaditos, magro con tomate y pinchos morunos que son para mojar bien el pan, o nuestros preferidos: unos exquisitos  torreznos.

 

No es el único rumor que corre. Se ha extendido como la pólvora que los sábados con la caña sirven una tapa de patatas revolconas, así que si vas al mercado mira de dónde te llega el rumor de gente pidiendo pidiendo su caña y su deliciosa tapa. La especialidad de la casa son los callos a la madrileña, aunque sus champiñones al jamón están para chuparse los dedos. También hacen unas minitortillas de champiñón, chorizo, pimientos… y de lo que se te ocurra o te apetezca, al momento. Otra peculiaridad de este sencillo y acogedor bar: desayuno de huevos fritos con beicon. Y seguimos sumando cosas buenas: menú del día casero cien por cien y posibilidad de elegir medio menú. Y otra más: te puedes comer un bocadillo XXL.

Localización

Calle Barceló, 6 - Madrid

Horario

L-V de 7:00 a 20:00; S de 7:00 a 17:00h

Dicen el dueño y los camareros del Barceló Bar que se ha corrido el rumor de que es un bar de cocina tradicional. Quizá no lo prendían o no lo tenían previsto en sus comienzos pero en su carta encontramos auténticas joyas de la cocina tradicional. Podemos citar platos tan nuestros como la asadurilla de cordero, higaditos, magro con tomate y pinchos morunos que son para mojar bien el pan, o nuestros preferidos: unos exquisitos  torreznos.

 

No es el único rumor que corre. Se ha extendido como la pólvora que los sábados con la caña sirven una tapa de patatas revolconas, así que si vas al mercado mira de dónde te llega el rumor de gente pidiendo pidiendo su caña y su deliciosa tapa. La especialidad de la casa son los callos a la madrileña, aunque sus champiñones al jamón están para chuparse los dedos. También hacen unas minitortillas de champiñón, chorizo, pimientos… y de lo que se te ocurra o te apetezca, al momento. Otra peculiaridad de este sencillo y acogedor bar: desayuno de huevos fritos con beicon. Y seguimos sumando cosas buenas: menú del día casero cien por cien y posibilidad de elegir medio menú. Y otra más: te puedes comer un bocadillo XXL.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º