Casa Víctor

Localización

Calle Cava Baja, 26 - Madrid

Metro La Latina

Horario: Mi-V de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 01:00h

Contacto: 913 661 336

 

Sobran los motivos para comer o cenar en La Latina, máxime si hablamos de las Cavas Alta o Baja. En esta última se ubica este bar-restaurante, uno de los mejores argumentos posibles si uno anda buscando unos buenos callos a la madrileña, que es una de las grandes especialidades de la casa.

 

Con eso queda claro que se les da muy bien la cocina tradicional que podemos compartir de manera informal bien en la animada zona de la barra con sus consabidas mesas y taburetes altas,  bien los que quieran mayor comodidad y privacidad en el saloncito de la planta baja. Pero los parabienes de esta taberna no terminan en los mencionados callos, también hay que probar su notable , rabo de toro deshuesado con vino blanco, las magníficas croquetas de jamón ibérico o la carrillada ibérica estofada. Además tienen un sobresaliente surtido de ensaladas y un destacado apartado de tostas–pisto manchego con huevo, jamón con salmorejo, ventresca de atún con pimientos confitados, salmón y revuelto de setas al ajillo, entre otras– de gran altura. Pero no temas porque pidas lo que pidas–atentos a las sugerencias de temporada– todo está para chuparse los dedos, y la atención, tanto de Jesús como de Jesús y de María es magnífica.

Localización

Calle Cava Baja, 26 - Madrid

Metro La Latina

Horario

Mi-V de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 01:00h

Contacto

913 661 336

 

Sobran los motivos para comer o cenar en La Latina, máxime si hablamos de las Cavas Alta o Baja. En esta última se ubica este bar-restaurante, uno de los mejores argumentos posibles si uno anda buscando unos buenos callos a la madrileña, que es una de las grandes especialidades de la casa.

 

Con eso queda claro que se les da muy bien la cocina tradicional que podemos compartir de manera informal bien en la animada zona de la barra con sus consabidas mesas y taburetes altas,  bien los que quieran mayor comodidad y privacidad en el saloncito de la planta baja. Pero los parabienes de esta taberna no terminan en los mencionados callos, también hay que probar su notable , rabo de toro deshuesado con vino blanco, las magníficas croquetas de jamón ibérico o la carrillada ibérica estofada. Además tienen un sobresaliente surtido de ensaladas y un destacado apartado de tostas–pisto manchego con huevo, jamón con salmorejo, ventresca de atún con pimientos confitados, salmón y revuelto de setas al ajillo, entre otras– de gran altura. Pero no temas porque pidas lo que pidas–atentos a las sugerencias de temporada– todo está para chuparse los dedos, y la atención, tanto de Jesús como de Jesús y de María es magnífica.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º