Botín

Localización

Calle Cuchilleros, 17  - Madrid

Metro Tirso de Molina

Horario: L-D de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00h

Contacto: 913 664 217

Más que un restaurante, que también lo es, Botín es toda una experiencia. No en vano está certificado por el libro Guinness como el restaurante más antiguo del mundo ya que fue fundado en 1725 por Jean Botin y por él han desfilado personajes de la talla de Pérez Galdós, Ramón Gómez de la Serna, Scott Fitzgerald, Graham Greene o Ernest Hemingway.

 

Pero no solo del pasado vive este privilegiado y emblemático espacio situado en la legendaria y animada calle de Cuchilleros, no. Hoy es la familia González-Martín la que se encarga de mantener la esencia y el alma de una casa de comidas en la que podemos degustar una cocina típicamente castellana y madrileña. De su horno de leña de encina salen deliciosos asados de cochinillo y cordero lechal.

 

Pero antes de que hincar el diente a sus famosos asados conviene recrearnos con los pimientos asados con bacalao, la excelente morcilla de Burgos, las manitas de cochinillo rebozadas o los revueltos con espárragos trigueros. Las almejas de la casa, el lenguado frito, al horno o a la plancha y el mítico pollo en pepitoria son inmejorables alternativas. Sus postres –arroz con leche, tarta Botín elaborada con bizcocho y crema, natillas, cuajada– mantienen el alto nivel aunque si nos preguntan a nosotros siempre nos decantaremos por los magníficos bartolillos de Madrid.

Localización

Calle Cuchilleros, 17  - Madrid

Metro Tirso de Molina

Horario

L-D de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00h

Contacto

913 664 217

Más que un restaurante, que también lo es, Botín es toda una experiencia. No en vano está certificado por el libro Guinness como el restaurante más antiguo del mundo ya que fue fundado en 1725 por Jean Botin y por él han desfilado personajes de la talla de Pérez Galdós, Ramón Gómez de la Serna, Scott Fitzgerald, Graham Greene o Ernest Hemingway.

 

Pero no solo del pasado vive este privilegiado y emblemático espacio situado en la legendaria y animada calle de Cuchilleros, no. Hoy es la familia González-Martín la que se encarga de mantener la esencia y el alma de una casa de comidas en la que podemos degustar una cocina típicamente castellana y madrileña. De su horno de leña de encina salen deliciosos asados de cochinillo y cordero lechal.

 

Pero antes de que hincar el diente a sus famosos asados conviene recrearnos con los pimientos asados con bacalao, la excelente morcilla de Burgos, las manitas de cochinillo rebozadas o los revueltos con espárragos trigueros. Las almejas de la casa, el lenguado frito, al horno o a la plancha y el mítico pollo en pepitoria son inmejorables alternativas. Sus postres –arroz con leche, tarta Botín elaborada con bizcocho y crema, natillas, cuajada– mantienen el alto nivel aunque si nos preguntan a nosotros siempre nos decantaremos por los magníficos bartolillos de Madrid.

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º