Mesas para compartir en Madrid

Se veía venir. Las últimas aperturas gastronómicas de la ciudad han puesto en evidencia una clara tendencia: las mesas compartidas; aunque, para ser honestos, otros ya supieron anticiparse hace años, siendo pioneros en eso de incorporar a su mobiliario mesas largas e infinitas para compartir entre comensales que no se conocen de nada.

 

Que conste que la conversación entre unos y otros no es obligada, pero hay que decir que la disposición de los sitios da pie a hablar con quien tienes al lado e intercambiar opiniones sobre los platos que se degustan en la mesa. Y esa situación, lejos de parecer un inconveniente, en realidad es toda una ventaja, sobre todo si lo que buscas es un sitio para una quedada informal entre amigos. Toma nota, porque aquí van algunas de nuestras direcciones favoritas.

 

Mercado de la Reina, para grupos animados

 

El Mercado de la Reina (Gran Vía, 12), conocido por su ubicación en plena Gran Vía y su carta actual, de mercado y muy mediterránea -muchos lo identifican también como ese sitio que tiene un olivo plantado en su interior, justo enfrente de la barra de pinchos-, fue uno de los primeros en apostar por este tipo de mesas en su comedor principal. Se encuentra al final de las escaleras, en la primera planta del restaurante, y no tiene ni una ni dos, sino un buen puñado de mesas para compartir, lo que genera un inevitable ambiente de jolgorio, sobre todo por las noches. Por eso es más que recomendable para una cita en grupo, de esas que, ya desde la primera ronda de cervezas, anuncian que la noche será intensa y divertida.

 

mercado-de-la-reina-mesas-compartidas

 

Cantina de Matadero, apropiado para quedada coolturual

 

Hay espacios que piden a gritos mesas largas y amplias para favorecer la interacción de la gente, la charla con desconocidos y, por qué no, hasta las citas improvisadas. Algo así sucede en locales como La Cantina de Matadero (Paseo de la Chopera, 14), un espacio a caballo entre un loft industrial y un comedor alternativo, con graderío y todo, para dejarse caer antes o después del plan cultural de turno que toque ese día en el Matadero. La carta la firma Olivia Te Cuida, un nombre que lo dice todo: ensaladas, sándwiches, tartas caseras y sus célebres pizzas recién hechas -su aroma a horno lo invade todo casi a cualquier hora del día-. Vaya, una apuesta por el picoteo sano y equilibrado para compartir en todo momento.

 

Martina Cocina, pioneros por varios motivos

 

Martina Cocina (Plaza de Cascorro, 11) tiene el privilegio de ser el pionero por varios motivos: fue el primer café-restaurante de estética actual, nórdica y con muy buena onda -su propietaria, Martina, es argentina- en abrir en la zona de El Rastro. Y no solo eso, sino que fue uno de los primeros en apostar por una carta saludable, casera y honesta. Por si fuera poco, fue también uno de los primeros en instalar en su pequeñito salón una gran mesa; está muy solicitada al mediodía, la hora para disfrutar de su menú del día en el que sobresalen platos como quichés, empanadillas o sus afamadas canastas de tortillas de maíz rellenas de pollo con setas y mozzarella. Si todavía te falta algún motivo para ir a conocerlo, prueba con este: exquisitos alfajores de dulce de leche y tartas recién hechas durante todo el día.

 

martina-cocina-mesas-compartidas

 

Inclan Brutal Bar, tapas compartidas

 

Sin duda, el mejor plan para acabar compartiendo mesa es ir de cervezas y tapas. Y es que, la informalidad de la cita lo pide, tanto si vas en grupo como acompañado por un amigo nada más. En el caso de Inclan Brutal Bar (Álvarez Gato, 4), es la forma más desenfadada de disfrutar de su divertida carta, que se divide en tapas y supertapas -el nombre ya lo dice todo-: patatas gajo con salsa Brutal, tortilla trufada (poco hecha y cocinada al momento), alitas de pollo con lima, tataki de atún o su vistoso tendedero de bacon con tostas de manzana para compartir -hasta con quien tengas enfrente si te apetece-. Que conste que quien quiera un plan más tranquilo, aquí también lo encuentra; no perder de vista la terraza situada al fondo del local. Pero no sería lo mismo.

 

inclan-brutal-bar-mesas-compartidas

 

Noelia Santos – Madrid Diferente

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º