Bar Ludeña

Localización

Plaza Magdalena, 10 - Toledo

Horario: L de 12:00 a 14:00 y de 20:00 a 21:00; M de 14:00 a 15:00; J de 13:00 a 15:00 y de 20:00 a 22:00; V de 12:00 a 18:00 y de 20:00 a 24:00; S de 12:00 a 17:00 y de 19:00 a 23:00; D de 12:00 a 16:00h

Contacto: 925 22 33 84

El Bar Ludeña lleva abierto desde 1954 y es uno de los símbolos gastronómicos de Toledo, gracias entre otras cosas porque aquí y de la mano de Pepe Ludeña–hoy regenta el bar su hijo– se crearon las míticas carcamusas. Ese delicioso guiso elaborado con magro de cerdo y cuidado con salsa de tomate un poco picante.

 

Este maravilloso y característico bar-restaurante situado en pleno casco antiguo y  en el que parece que se ha detenido el tiempo cuida como pocos la tradición culinaria de la zona: sopa castellana, asadillo manchego, perdices, codornices, ternera asada en su jugo, callos, estofado de ciervo, chipirones en su tinta, setas al ajillo, bacalao con pisto… Todo buenísimo, y con ese punto casero y auténtico que tan difícil de encontrar y saborear. Delicias que podemos disfrutar en su siempre animada barra, en el sencillo comedor del fondo o en la terraza situada en un bonito patio y que cuenta con cuatro mesas. Toledo bien merece unas carcamusas y casi es un mandato que lo hagamos en el Bar Ludeña.

 

 

 

 

 

 

 

 

Localización

Plaza Magdalena, 10 - Toledo

Horario

L de 12:00 a 14:00 y de 20:00 a 21:00; M de 14:00 a 15:00; J de 13:00 a 15:00 y de 20:00 a 22:00; V de 12:00 a 18:00 y de 20:00 a 24:00; S de 12:00 a 17:00 y de 19:00 a 23:00; D de 12:00 a 16:00h

Contacto

925 22 33 84

El Bar Ludeña lleva abierto desde 1954 y es uno de los símbolos gastronómicos de Toledo, gracias entre otras cosas porque aquí y de la mano de Pepe Ludeña–hoy regenta el bar su hijo– se crearon las míticas carcamusas. Ese delicioso guiso elaborado con magro de cerdo y cuidado con salsa de tomate un poco picante.

 

Este maravilloso y característico bar-restaurante situado en pleno casco antiguo y  en el que parece que se ha detenido el tiempo cuida como pocos la tradición culinaria de la zona: sopa castellana, asadillo manchego, perdices, codornices, ternera asada en su jugo, callos, estofado de ciervo, chipirones en su tinta, setas al ajillo, bacalao con pisto… Todo buenísimo, y con ese punto casero y auténtico que tan difícil de encontrar y saborear. Delicias que podemos disfrutar en su siempre animada barra, en el sencillo comedor del fondo o en la terraza situada en un bonito patio y que cuenta con cuatro mesas. Toledo bien merece unas carcamusas y casi es un mandato que lo hagamos en el Bar Ludeña.

 

 

 

 

 

 

 

 

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º