Unas cañas de cine

Cameos famosísimos, escenarios de película, actores paseando por sus calles… A pocas ciudades les encaja tan bien eso de ser una ‘ciudad de película’ como a Madrid, una urbe que parece que fue fundada para triunfar en el séptimo arte y que se desenvuelve como pocas en la gran pantalla. En esta ocasión, os proponemos un itinerario cinematográfico por diferentes locales vinculados con la historia del cine.

 

La Pulpería de la Victoria, pulpo junto al origen de todo

 

Situado a pocos metros de la bulliciosa Puerta del Sol, La Pulpería de la Victoria (Victoria 2) ha querido trasladar al corazón de Madrid la impronta de las pulperías gallegas y las especialidades de esta gastronomía que tanto gusta. De diseño industrial y mesas de madera fosilizada, no puedes irte de ella sin probar su pulpo ‘á feira’ al estilo O´Carballiño: tierno y sabroso, como tiene que ser. Este local, ideal para tomar unas cañas en el centro, se ubica además a muy pocos metros de la Carrera de San Jerónimo donde se rodaron varias escenas de ‘Todos los hombres sois iguales’, protagonizada por Imanol Airas. Además, en el número 32 de esa misma calle, una placa nos recuerda que en los bajos del desaparecido Hotel Rusia, un 15 de mayo de 1896 tuvo lugar la primera exhibición cinematográfica de la historia de España.

 

04-la-pulperia-img_2012-copia

 

Ateneo Restaurant Bar & Club, charlas con el recuerdo de la censura

 

Después de conocer donde el cine dio su primer paso en España, ponemos rumbo a la calle Santa Catalina, la misma en la que Geraldine Chaplin y Leonor Watling protagonizaron una secuencia de ‘Hable con ella’, cinta dirigida por Pedro Almodóvar y ganadora del Óscar al Mejor Guión Original. Ahí mismo se encuentra, además, el Ateneo Literario y Científico, una de las instituciones culturales más importantes de nuestro país. Ahí, en uno de sus edificios históricos, nos aguarda un elegante y sobrio espacio, Ateneo Restaurant Bar & Club (Santa Catalina 10), ideal para una charla distendida y relajada con los amigos tomando una cerveza en alguno de sus históricos sofás. Desde este espacio, que sorprende por su decoración y buen gusto, se puede acceder a las instalaciones del Ateneo, que acoge una de las salas de proyecciones más antiguas de Madrid, en uso desde 1905 y que sirvió, además, como sala de visionado durante la censura. Entre otros grandes títulos, aquí se proyectó por primeva vez Gilda, bajo grandes medidas de vigilancia.

 

03-ateneo-img_2011

 

Bar Cock, el local que ha visto desde a Ava Gardner hasta George Clooney

 

Si hay una calle cinematográfica en Madrid, esa es la Gran Vía, con innumerables cameos en el séptimo arte. A sus espaldas habita, desde el año 1921, uno de los locales más genuinos de Madrid, el Bar Cock (Reina 16), en cuyo interior se desarrolla una escena de ‘Los abrazos rotos’ de Pedro Almodóvar. En cuanto atravesamos su puerta tenemos la sensación de haber viajado en el tiempo y en el espacio. ¿Has visto ‘El Club de los poetas muertos’? Como en la peli, creerás estar en una sala de una universidad británica de inicios del siglo XX: techos altos, sofás de cuero, una colorida y luminosa barra y una espectacular chimenea de mármol. Por sus sofás han pasado desde Ava Gardner a George Clooney o Jodie Foster, además de, por supuesto, otros artistas del cine español. El Cock es todo lo que necesitas para tomar una cerveza en un ambiente sosegado, refinado y cargado de historia. Y cuando lo visites, entenderás por qué.

02-cock2-copia

 

 

Albur, tapas junto al primer cine de Madrid

 

De la Gran Vía pondremos rumbo a la efervescente Malasaña. Ahí, en la calle que da nombre al barrio, está Albur (Manuela Malasaña 15). Una casa de comidas de las de toda la vida, que basa su carta en el recetario tradicional patrio. Familiar y agradable, y con generosas tapas, este local lleva siendo una taberna desde 1933.  Raciones como las croquetas, el picadillo de León o las tortillitas de camarones son una excusa para visitarlo y el plan perfecto para cañear entre amigos. Y su vínculo con el cine lo encontramos a muy pocos metros de su fachada, en el cercano Teatro Maravillas, heredero del Salón Maravillas que se levantó en ese mismo punto: un vetusto y desaparecido barracón de madera que albergó el primer cine estable de Madrid en 1896.

 

05-albur-copia

 

 

Manu García del Moral – Secretos de Madrid

Estás a punto de descubrir los planazos cañeros en Madrid...

¿Eres mayor de 18 años?

Mahou recomienda el consumo responsable 5,5º